miércoles, 13 de julio de 2016

Un par de vías a la sombra: Terra Lliure (Paret de les Gralles) y Senda dels Angels (Portella Gran)

La vida sigue y ésta semana acordamos para el sábado con Jordi F. y Xacó a una vía que habíamos hablado ya hace unas semanas de hacer:

 Reseña Joan Asín
Reseña 'tuneada' de 'Roca i neu'

Aunque aparentemente por dificultad no parece ninguna cosa imposible, me habían llegado varios comentarios advirtiendo de su dureza... Lo verdaderamente cierto es que está orientado al norte y la sombra está garantizada.

Como es habitual paramos a almorzar en Can Pere en Camarasa y acabamos de concretar la logística.  Curiosamente nos encontramos con uno de sus aperturistas, Jordi Marmolejo y nos comentó como hacer el camino de aproximación. Emprendimos camino de la ermita de Sant Jordi y justo cuando la tenemos a un centenar de metros hay que desviarse hacia la derecha y seguir hasta unos campos donde si no se dispone de 4x4 es mejor no seguir. Por suerte Xacó el finde de la fiesta de aniversario de Pepe, ya se había subido a explorar y conocía parte del recorrido.

Hay que descender algo para después emprender una buena subida hacia la derecha donde ya empezamos a encontrar 'fitas' y marcas rojas, y al llegar a la cota más alta ya solo queda ir carenando..


 Alguna de las fitas es de considerable tamaño...

Llegaremos a un árbol donde hay colgada una muñeca, que parecía indicar como si fuera por allí el descenso, pero ni caso...


Unos metros más adelante encontramos otro árbol rodeado con un círculo de piedras y en seguida vemos al fondo la chimenea por donde discurre la vía G.A.M.

 La chimenea de la GAM

A escasos metros ya encontramos una reunión de parabolts unida con una cadena a otro parabolt para facilitar el montaje del rápel. Nos recordó a las escaladas en el Verdón donde mayoritariamente para empezar a escalar tienes que empezar rapelando, y donde más vale que no te equivoques de línea...

La presa de Camarasa a nuestros pies
 Jordi preparado para el primer espectacular rápel

Se deben efectuar dos rápeles aprovechando una vía semi-equipada de parabolts que sube por alli. Después vimos que había otra de parecidas circunstancias a su derecha (mirando hacia arriba). La reunión no es que sea muy cómoda, así que mejor no entretenerse y hacer el segundo rápel que nos deja al pie de las dos vías mencionadas y entonces seguir por unas cuerdas fijas que facilitan el llegar a la base de la pared.

 Xacó en el primer rápel
 Xavi en el segundo rápel

Caminando por la base de la pared hacia la derecha, enseguida llegamos al pie de vía. La primera impresión al ver la fisura vertical y los dos clavos emplazados y la calidad de la roca, no nos anima mucho, pero solo pensar la aventura que sería remontar de nuevo hacia Sant Jordi...


Jordi se anima y empieza con el primer largo que sigue la fisura mencionada hasta llegar a un punto donde después de colocar alguna pieza en la fisura, ya hay que dirigirse por la placa de su derecha y salir a un terreno terroso , donde mejor no resbalar...llegando a los 30 metros a la R-1 que originalmente temía un espit y un pueste de roca y que ahora se puede utilizar un parabolt de la vía del Salla. Este largo tiene mucha 'guasa', ya que entre que te coge en frío y que la roca es más que dudosa en algún punto, hace que sea más difícil de lo que aparenta...



Tres imágenes de Jordi en el primer largo
 Junto a la R-1 también hay un par de 'artilugios'

Sigue Jordi con el segundo largo que es el más largo de la vía y en el que donde más cuidado hay que prestar a la roca. Escalada atlética donde se puede ir protegiendo con piezas medianas y grandes (V+) y donde el tramo que hay después del puente de roca es la parte más exigente (6a, o algo más...). Después se llega a un árbol que deberemos superar siguiendo por otra fisura, donde nuevamente hay que prestar mucha atención a la roca. Aquí Jordi tuvo reflejos cuando se quedó con un bloque en las manos y si se llega a ir en aquel momento, nos hubiera dado de pleno, pero por fortuna lo pudo desplazar en su caída y cayó a unos tres metros de nosotros con suerte que al picar y partirse en trozos, no nos alcanzó ninguno. Finalmente alcanzó la R-2 a los 45 metros, que cuenta con un solo espit y un árbol para reforzar, pero bastante distante, lo que dificulta una buena triangulación...



 Tres imágenes de Jordi en el potente segundo largo
 Xavi y Xacó entrando a la R-2

Después del susto, la moral se nos fue un poco por tierra y aunque de haber sido la retirada menos dificultosa, seguramente lo hubiésemos dejado para otro día, finalmente Xacó se animó y siguió el resto de vía.

Reflexionando en la R-2

La tercera tirada, siendo atlética y de un buen V+, a mi parecer es la que se puede considerar como la más 'tranquila' de la vía, ya que mejora la calidad de la roca y el aseguramiento se puede efectuar sin problemas. Un par de puentes de roca es el único aseguramiento que encontraremos ya colocado en los 30 metros de su longitud, llegando a la R-3 de un espit y dos puentes de roca en el extremo de una repisa y en un lugar bastante incómodo. Más cómodo es montar en una buena reunión de dos parabolts con cadena de la vía del Salla que hay a un par de metros a su izquierda.

Xacó en el tercer largo
 Xavi en el tercer largo
 Jordi en el tercer largo
 Xacó en la R-3, aprovechando la del Salla...

El cuarto largo es en el que hay que prestar especial atención para no despistarse y seguir el recorrido idóneo. Inicio atlético en fisura/diedro encontrando un primer puente de roca instalado con un cordino bastante betusto, que Xacó prefirió no utilizar, y seguir recto hasta otro puente de roca. Aquí es la clave, ya que no hay que seguir subiendo, sino que incluso descender algo para desplazarse por una vira hacia la derecha hasta llegar junto a un pequeño techo, que deberemos superar por su margen izquierdo siguiendo otra diedro que ya nos conduce a la R-4 de un espit y un árbol. A pesar de que en las reseñas indican 45 metros, apenas supera el recorrido los 30/35 metros. La roca es de bastante buena calidad.

 Un 'cagadero' de buitres cercano a la R-3

 Xacó en el cuarto largo
 Xavi en el cuarto largo
 Jordi en el cuarto largo
 Xacó asegurando desde la R-4

Desde la R-4 ya vemos como el sol toca en los últimos metros de la vía. Seguimos los consejos de Joan Asín y los tres salimos por el exterior de la chimenea final, marcada a la izquierda por una placa bastante roma y por la parte derecha algo desplomado pero con mejor canto. Se sale de la pared para montar la R-5 en cualquiera de los árboles que encontraremos a los 40 metros. La roca como en el anterior largo, de buena calidad.

 Xacó en el quinto largo
 Jordi asegurando desde la R-4
 Los buitres parecían vigilar...
 Y aquí se acaba la sombra...
 Xavi en el quinto largo
 Jordi en el quinto largo...
 ,,,y saliendo de la vía
 Panorámica de la chimenea final
Foto cima...

La temperatura al bajar a Camarasa era de 35 º, suerte que en la vía la sombra nos ha mantenido a una buena temperatura. Mientras comíamos evaluando la vía a los tres nos ha parecido más dura de lo que esperábamos y en cuanto que esté incluida en el listado de las 100 mejores escaladas de Catalunya, es más que discutible, pero ya se sabe que sobre gustos...

Después de la dura jornada del sábado, el domingo ya lo planteamos bastante más relajado, en esta ocasión con Xavi J. y Xacó. Quedamos para escalar en Montserrat en alguna vía a la sombra y después de barajar varias posibilidades Xacó propuso esta vía que tanto él como yo (con 'Jordi Ll.') ya habíamos escalado y no teníamos malos recuerdos...:

Reseña de 'Escalatroncs'

La vía al estar orientada al N.O. nos garantizaba sombra y su cómoda aproximación también nos permitió llegar sin excesivo calor. Se trata de una integral de varias vías, que según la guía de J.M. Dalmau, abrieron Antonio G. Picazo y Daniel Agras en junio de 2005.

Xacó dispuso la logística: Xavi J. haría los dos primeros largos y yo los otros dos. Empezar la vía ya tiene un primer paso que mejor guardar la espalda al que escala. Después ya a gusto del consumidor se puede ir alternado escalada en libre, Ao, A1, describiendo una ligera diagonal hacia la izquierda hasta llegar a un desplome, donde lo más cómodo es colocar los pedales y alcanzar la R-1 a los 30 metros de un parabolt y 5 buriles, que pertenece a la Directa Eclipse. En el largo hay 15 piezas (parabolts y buriles).



 Xavi J. en el primer largo
 Xacó en el primer largo
 Xacó entrando a la R-1

El segundo largo, que también pertenece en el primer tramo a la directa Eclipse, empieza con un desplome que se solventa cómodamente con un paso de pedal (de un parabolt que hay junto a un buril) y después resiguiendo la fisura por la placa de su derecha con algún paso de V/V+ encontrando un par de viejos espits, encontrando a los 10 metros una reunión de buriles, que mejor es saltarse y superando el desplome enlazamos con un tramo de la RAVIC recorriendo toda la repisa hacia la derecha, encontrando un parabolt intermedio y llegando finalmente a los 20/25 metros a una buena reunión de dos parabolts y un buril.

 Xavi J. iniciando el segundo largo
 Xavi J. en la placa de Vº
 En el tramo de la RAVIC con Xacó y Xavi J. en la R-2

Cambiamos cuerdas y sigo con el tercer largo, que inicia con un paso con mucho aire bajo los pies y con un espit que nos protege la salida (V/V+). Aquí ya abandonamos la RAVIC y el largo describe una diagonal hacia la derecha donde vamos encontrando parabolts que nos van marcando el recorrido encontrando tramos de IV+, V y V+ hasta llegar a un desplome que con un paso de Ao se supera sin problemas y ya solo queda llegar a la base de la bola final.En el largo hay unas 9/10 piezas. Al describir una línea en zig-zag, es conveniente colocar cintas largas si no queremos quedarnos clavados. La reunión de dos parabolts.


 Xavi en el tercer largo

Hay varias opciones de salida y nosotros optamos por la de más a la izquierda con un par de parabolts, en el que lo más difícil es chapar el primero. Aquí también vale la pena vigilar la espalda del que sube de primero. Después ya se alcanza un último resalte muy vertical, aunque con buen canto, que a los 15 metros nos permite alcanzar la R-4.

 Xavi en el cuarto largo
 Foto cima

Como nos ocurrió el sábado, en la vía hemos disfrutado de buena temperatura, pero ya en el último largo y en la cima, la calor ha empezado a apretar, así que rápido montamos el largo rápel que en 50 metros nos deja en el suelo. Ya no vemos a nadie escalando...

 Rapelando por la cara sur.

De regreso a Can Massana nos fijamos que había una cordada en la Anglada Guillamón de la Cadireta d'Agulles, y que después gracias a la red nos enteramos que eran Boi y Neus B.


En resumen un finde en el que la calor ha condicionado la actividad y que mientras el sábado nos enfrentarnos a una dura vía, el domingo lo pasamos relajada y distendida.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu de primero nada no?

Xavier Díez Mercero dijo...

No responc anònims, petò primer llegeix bé...